Historia

Hace más de 44 ańos, un grupo de jóvenes empresarios e intelectuales fundó ISTMO con la finalidad de llenar una laguna en los medios periodísticos de los países latinoamericanos.

Carlos Llano, José Arce y Cervantes, Felipe Colomo, Enrique Gutiérrez Murillo, Jesús Hernández Benavides, Santiago Martínez Sáez, Salvador Mier y Terán y Ernesto Aguilar-Álvarez de Alba concentraron sus esfuerzos en editar, distribuir, promocionar y difundir la revista.

El primer número de ISTMO, aparecido en el bimestre de enero-febrero de 1959, se ajustaba bien a sus objetivos fundacionales. Desde entonces se ha publicado cada bimestre ininterrumpidamente. Aún vistos con ojos modernos, hay muchos temas de los primeros ańos que siguen siendo atractivos y que da gusto leer.

La fórmula resultó apropiada, prueba de ello es que la revista ha seguido viva sin modificar los principios fundacionales.

Cada director, cada colaborador, a través de los ańos, ha aportado ideas y esfuerzos excepcionales. Si bien, uno de sus fundadores y director por dos periodos, Carlos Llano Cifuentes (1959-1965 y 1968-1984), roturó el camino e impregnó con su propia formación y personalidad la reunificación del mundo profesional y de los negocios con el de las humanidades, haciendo hincapié en los valores éticos.

Lógicamente, a lo largo de los ańos se han transformado secciones y formato para ofrecer un rostro más periodístico. Su lema inicial, Revista del centro de América, dio paso en 1975 al de Revista del pensamiento actual y, a partir de 1999, se buscó que resumiera en gran parte el contenido con la fórmula Empresa, Humanismo, Ética.