Jul 042018

Entre egipcios y romanos.

Entre egipcios y romanos.

Mi hermano mayor se siente un sabelotodo por lo cual continuamente nuestras conversaciones se vuelven polémicas de algún modo los dos hemos tomado cierta postura de querer ganarle uno al otro y ver quién sabe más, obviamente este tipo de disputas siempre les han disgustado a nuestros padres quienes desde pequeños nos decían que ambos teníamos la misma capacidad e inteligencia, pero en lo personal precisamente esas palabras me impulsaron a querer estar más preparado o informado para que alguna vez yo tuviera la razón.

Y efectivamente por una vez en la vida lo logre, sin embargo no sentí lo que esperaba; puesto que con el tiempo mi hermano se convirtió en mi ejemplo a seguir yo quería ser tan bueno como él en los deportes, también me esforzaba para obtener las mejores notas y lograr tener el promedio de excelencia como el que él ostentaba, pero eso casi se volvió imposible pues a mí me gustaba mucho platicar en las clases, me distraía con gran facilidad y eso afectaba mi promedio pues los maestros se quejaban todo el tiempo que era tan hablador como un perico hasta me sentaban alejado de mis amigos supuestamente para no distraerme aunque no hacía falta pues jugaba con lo que fuera a pesar de ello siempre obtuve buen promedio pero nunca como el de Daniel.

Gracias a la imaginación que poseo en los proyectos de biología, ciencias y matemáticas era muy hábil para crear, diseñar o realizar el trabajo para conseguir la mejor calificación y en cualquier clase en la que debíamos dar una exposición frente al grupo era bueno al ejecutarlo pues me preparaba y desenvolvía con una facilidad innata, en las competencias estudiantiles todos mis compañeros deseaban que me uniera a su equipo ya que adoro leer y retengo en mi cabeza la información, gracias a ello varias ocasiones ganamos las competencias de ciencias.

Un día mi maestro de historia universal nos pidió elaborar un proyecto basado en cualquier aparato creado en la antigüedad y que además su intervención se haya logrado postergar hasta nuestros días y se continúe usando en la actualidad; un punto importante en el proyecto era detallar el origen de este, conocer la cultura, pueblo o país del que proviene, nos explicó que con este trabajo podíamos llegar a refutar o debatir, por lo cual sabía que debía elegir un buen artefacto para exponer mi tema, dado que yo me sentía un experto a la hora de entablar un debate puesto que Dani me entreno muy bien.

Decidí hablar en mi trabajo acerca del origen de las balanzas y aunque este tema parecía que no había mucho que decir por el contrario fue muy bueno ya que unos días antes de presentarlo en clase lo comente con Dani, según su idea es que el origen de este aparato se debe a los romanos además dijo que incluso fueron ellos los responsables de que la imagen de una mujer con los ojos vendados mientras sostiene una balanza en mano esta sea la representación de la justicia por aquello de que debe ser ciega e imparcial; ahí fue cuando yo quise dejarlo como ignorante frente a un amigo diciéndole lo equivocado que estaba, pues no es gracias a los romanos sino a los egipcios y le mostré mi investigación, lejos de sentirse incomodo por el contrario me felicito por el buen trabajo además me agradeció el haberle enseñado algo nuevo; ese momento fue tan incómodo ya que no esperaba su reacción había imaginado que sería distinto pero él me dio nuevamente el mejor de los ejemplos, todos los días se debe aprender algo nuevo y no importa si la información viene de alguien más joven.

Si quieres saber más entra a La Casa de la Báscula 

FUENTES: YouTube, La Casa de la Báscula , Ibby