Sep 302018

El cambio en los muebles del colegio está comenzando en las bancas escolares

El cambio en los muebles del colegio está comenzando en las bancas escolares

¡Asiento flexible, o también llamado asiento alterno, proporciona un salón de clases del siglo 21 para los estudiantes! ¡No hay mejor forma de mostrar que un colegio apoya un aula centrada en el alumno, que crear un aula desde el punto de vista de un niño!

  • Estudiantes cómodos = ¡Participación estudiantil!
  • Propiedad del aula = ¡Compromiso del alumno!
  • Opción de empoderarte = ¡Compromiso Estudiantil!

Estar o sentirse incómodo no es saludable desde muchas perspectivas, pero lo más importante es que no mejora la atención y la ética de trabajo.

Como adulto, no puedo sentarme en un escritorio todo el día en una silla incómoda y mucho menos en una silla de escuela para estudiantes.

Me siento muy incómodo, algunas partes del cuerpo me empiezan a doler y en lo único que me enfoco es en cuánto tiempo más me tengo que sentar así.

No me enfoco en mi trabajo, menos en cualquier otra cosa. Entonces, ¿por qué haríamos eso a los estudiantes?

Cuando es hora de enfocarme y trabajar, agarro mis materiales y escojo un lugar para trabajar donde sé que puedo hacer mi mejor esfuerzo.

Esto es lo que quiero para mí y esto es lo que, como padre deseamos que tengan nuestros hijos en sus escuelas. De hecho, es algo que los mismos profesores desean para sus alumnos.

Bajo este crisol, veamos qué podemos ver ahora para la comodidad del alumno para que se enfoque y pueda tener un mejor aprovechamiento en el aula.

El comienzo empieza desde las bancas escolares convirtiéndose ahora en asientos flexibles.

Este tipo de muebles los conocí en un aula en el otoño de 2016, en donde llegué a un colegio que contaba con asientos flexibles para sus estudiantes y probé los beneficios que éstos proporcionan.

[Fuentes: YouTube,MobiliarioPublimetro  ]

Platicando con el personal docente de ese colegio me compartieron que al principio eran escépticos, ¡pero a medida que avanzaban esto iba encantando a todos!

Observaron a los estudiantes a diario, estudiantes con una variedad de diferencias y similitudes.

Observaron su ética laboral, sus habilidades para escuchar, pero sobre todo observaron su actitud.

¡Esa aula piloto era su lugar favorito para estar todos los días! Sintieron que era su propia clase y la profesora era su persona favorita.

¡Las actitudes del estudiante hacia la escuela y el aprendizaje indicaban la razón del éxito en esa aula y en el aprendizaje que se impartía ahí!

De regreso a mi realidad y ahora como profesor de un pequeño colegio, implementé el asiento flexible en mi aula: presenté la idea del asiento flexible a mi director y comencé el proceso de transición.

Esta no era una tendencia actual en dicho colegio ni en esa época, así que sabía que era un concepto nuevo para todos: administrativos, profesores, padres y por supuesto para los alumnos.

A mediados de las primeras nueve semanas después de pasar por los procedimientos de clase del comienzo del año, presenté a mis alumnos la idea del asiento flexible.

Examinamos diferentes fotografías en línea de los tipos de asientos flexibles en otros salones en donde ya se estaban implementando. Luego tuvimos 2 mini lecciones.

La primera mini lección fue sobre qué es el asiento flexible en nuestro salón de clases. La segunda mini lección fue sobre las reglas para el asiento flexible en nuestro salón de clases.

Luego, lentamente, de octubre a noviembre, cambié un grupo de mesas a la vez. Durante este tiempo, permití que todos los alumnos probaran la nueva opción.

Revisamos continuamente las reglas de esta nueva opción. Modelamos formas adecuadas e incorrectas de usar el nuevo tipo de asiento flexible.

Continuamente pasamos por este proceso hasta que toda mi habitación se transformó. Dejé 2 escritorios y bancas escolares regulares como una opción para los estudiantes que todavía prefieren los asientos tradicionales.

Todo esto ha sido un proceso largo y muy enriquecedor, con grandes experiencias y sobre todo, mejores resultados. Vale la pena hacer la prueba y en especial ofrecer al alumno una mejor forma de recibir el conocimiento… de forma que lo asimile y lo disfrute.