Jul 122018

El agua potable y los metales pesados

El agua potable y los metales pesados

El agua potable que llega a nuestros hogares y podemos consumir en un grifo, no necesariamente está libre de impurezas y puede ser bebible de forma directa.

Es por ello, que hemos recurrido a los garrafones a domicilio en México y esto se debe a diversas causas: ya sea que venga con cierto grado de cloro, fluor o incluso contenga ciertos metales pesados que pueden ser tóxicos en cantidades suficientemente altas.

Es posible que contenga cromo hexavalente el cual puede causar cáncer en los animales cuando se ingiere.

El arsénico también se ha relacionado con un mayor riesgo de varios tipos de cáncer.

Otros síntomas están ligados a que cuando te encuentras a su exposición es posible tener puntajes deficientes de memoria y lenguaje, así como una función cerebral disminuida.

Además, estos químicos dañinos también los absorbemos a través de nuestra piel en la ducha o en el baño.

Tu piel es el órgano más grande en tu cuerpo. Esto significa que puedes absorber una gran cantidad de nutrientes y también una gran cantidad de toxinas.

Los productos químicos peligrosos se deslizan a través de una combinación de inhalación y absorción de la piel.

Inhalas cloroformo, un subproducto de cloro, cada vez que tomas una ducha o un baño caliente.

El cloroformo se ha relacionado con la disfunción hepática, problemas del sistema nervioso central e incluso depresión.

El agua tibia también abre los poros, por lo que se combina con el gas de cloro que ya estás inhalando… para empeorar las cosas.

Un estudio en la Universidad de Pittsburgh descubrió que obtienes menos exposición química al beber agua clorada que al bañarte o al lavar la ropa.

Cada vez que nos bañamos o nos bañamos en la misma agua, estos productos químicos entran en nuestro torrente sanguíneo.

Esto es especialmente peligroso para los niños.

Los niños tienen una mayor área de superficie que la de los adultos, lo que puede aumentar la absorción de toxinas a través de la piel.

La sangre también fluye más rápido a través de los sistemas circulatorios de los niños, lo que los hace más vulnerables a las toxinas.

A pesar de todo esto, la mayoría de los datos utilizados para establecer límites se basan en exposiciones para adultos.

Ante este problema ¿qué solución tenemos para contar con agua limpia?

Existen soluciones disponibles que pueden ayudarte a evitar las toxinas, mantener los minerales saludables, darte el agua limpia y la tranquilidad que te mereces:

  1. a) El primer paso

Obtén una imagen precisa de tu situación actual y contratar un experto en agua. La situación del agua potable es diferente para todos.

Una vez que tengas una mejor comprensión de tus circunstancias únicas, es más fácil avanzar y cambiarlas.

  1. b) Un sistema de punto de uso que es fácil de instalar en lugares estratégicos

Un sistema de punto de uso es imprescindible. Estos sistemas que generalmente van en el gabinete de tu cocina eliminan el cloro, las cloraminas, el flúor y otros contaminantes del agua potable.

Son aún más efectivos cuando los combinas con un sistema de punto de entrada. Los sistemas de punto de entrada generalmente van a tu cisterna o en donde resguardes el agua, ya sea a la entrada o salida, eso ya lo defines con el especialista.

Evitan que entren todos los productos químicos peligrosos en tus duchas, lavadoras y en cualquier otro lugar donde uses agua.

El agua potable es una necesidad básica. Es hora de tomar acciones para tu salud y la de tu familia.

Si quieres saber más entra a Bonafont

FUENTES: YouTube, Bonafont, Proceso